Miércoles 23 de Agosto, 2017
Redacción 2017-07-19
Anticoagulantes podrían no tomarse en dosis adecuadas

MUNDO

Según un estudio de Mayo Clinic, entre los millones de estadounidenses que toman anticoagulantes para fibrilación auricular, (enfermedad común del corazón que se caracteriza por frecuencia cardíaca irregular y generalmente rápida), casi 1 de cada 6 personas posiblemente no recibe la dosis recomendada

Aproximadamente 10% de los pacientes que toman estos fármacos para fibrilación auricular también sufren de enfermedad renal grave y el estudio publicado en la Revista del Colegio Americano de Cardiología descubrió que más de 40% de ellos toma una dosis mayor de la recomendada, lo cual puede derivar en fuerte riesgo de sangrado.

Además, entre los pacientes con enfermedad renal grave, 13% posiblemente toma una dosis menor de la necesaria. En el caso de uno de los medicamentos del grupo, el apixabán, la decisión de reducir su dosis puede disminuir prevención contra accidentes cerebrovasculares.

“Los errores en la dosificación de estos anticoagulantes entre los pacientes con fibrilación auricular son comunes y conllevan resultados adversos”, comenta la Dra. Xiaoxi Yao, investigadora en ciencias de la salud en Mayo Clinic y autora principal del trabajo.

No reducir la dosis en los pacientes con enfermedad renal grave potencialmente aumenta el riesgo de sangrado, y disminuir innecesariamente la dosis puede menguar la capacidad del fármaco de prevenir un accidente cerebrovascular.

La investigación consideró a 14 mil 865 pacientes, entre octubre de 2010 y septiembre de 2015, que tomaban los anticoagulantes apixabán, dabigatrán o rivaroxabán. Los tres fármacos se administran con una dosis estándar en la mayoría de los pacientes y en una dosis menor en quienes tienen problemas renales. Los sujetos del estudio tomaban el fármaco debido a fibrilación auricular, afección cardíaca relacionada con un riesgo cinco veces mayor de sufrir un accidente cerebrovascular.

“La cantidad de pacientes que toma anticoagulantes ha disminuido rápidamente desde la presentación de esta nueva clase fármacos en 2010”, explica la Dra. Yao. Antes de esa fecha y desde la década de los años 50, el fármaco normal era la warfarina que requiere control constante y visitas al médico. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades calculan que entre 2.7 y 6.1 millones de estadounidenses sufren de fibrilación auricular y los estudios anteriores demostraron que en hasta 90% de esos pacientes, los anticoagulantes aportaron algún beneficio como terapia de por vida.