Miércoles 23 de Agosto, 2017
Redacción 2017-06-17
Fertilidad masculina a debate

INVESTIGACION

Durante el mes de junio se celebra el Mes Internacional del Cuidado de la Fertilidad, una iniciativa mundial organizada por la American Fertility Association (AFA). La infertilidad es una enfermedad que aqueja de un 15 a un 20% de las parejas, aquellas que enfrentan problemas por infertilidad, el 40 % de las veces tiene como origen a la mujer, el 40 % al varón y el 20 % restante de los casos son causados por factores de la pareja en sí o factores desconocidos.

Según el Doctor Abraham Martínez, director clínico de Ivinsemer, “del total de los casos de infertilidad de origen masculino, la mayor parte de ellos se manifiesta en un estudio de semen (espermiograma) por alteraciones en la cantidad, movilidad y la forma de los espermatozoides. La afección de estos tres factores puede tener orígenes anatómicos, infecciosos, endócrinos, cromosómicos, incluso desconocidos”.

Pero ¿cuáles pueden ser las causas de la infertilidad en el varón? El doctor Martínez expresa que diferentes hábitos pueden afectar la fertilidad masculina: beber alcohol en exceso, fumar, usar drogas y haber padecido una enfermedad de transmisión sexual pueden dejar secuelas que afecten de manera directa; por eso la importancia de que los hombres rompan con la creencia de que ellos jamás van a ser infértiles o factor para que no se logre el embarazo.

Relación calidad seminal - edad

La correlación entre la edad del hombre y los parámetros de concentración y motilidad de los espermatozoides es significante. Un estudio del 2007 demostró que los hombres de entre 30 y 35 años de edad son, por así decirlo, más fértiles, mientras que a partir de 55 años, la calidad espermática del hombre desciende de manera significante, aminorando paralelamente su capacidad de engendrar.

Cuando existen muestras seminales con algún parámetro alterado se hace una capacitación de la muestra seminal que el paciente deja en la clínica. Se seleccionan y concentran los espermatozoides de mejor calidad. Las muestras de semen se procesan mediante técnicas de capacitación o preparación seminal, que permiten eliminar espermatozoides muertos, inmóviles o lentos y optimizar la calidad de la muestra que se utilizará en los procedimientos de reproducción asistida.

Alternativas cuando existe vasectomía

Hay un factor que no tiene que ver con la calidad espermática o alguna alteración natural, pero influye de manera directa cuando se quiere tener un hijo y el impedimento está por parte del hombre: la vasectomía. No se puede decir que el hombre sea infértil, pero, debido a la operación, su eyaculado ya no contiene espermatozoides.

En este caso hay dos vías comunes de obtener espermatozoides. La aspiración testicular consiste en obtener espermatozoides directamente del testículo por aspiración con aguja del mismo o del epidídimo bajo anestesia local. Por su parte, la biopsia testicular consiste en abrir 2-3 cm la piel del testículo para obtener tejido testicular y con ello espermatozoides.

En casos extremos en que no se pueda encontrar esperma por los métodos mencionados existe una técnica de micro cirugía. Micro-TESE consiste en una biopsia testicular realizada con amplificación visual microscópica (microscopio quirúrgico) y permite identificar las zonas del testículo donde seguramente se encontrarán espermatozoides.

Ivinsemer empleó esta técnica para recuperar espermatozoides de un paciente que presentaba azoospermia y así ha logrado hace apenas unos meses el primer nacimiento de un bebé a través de esta técnica, mediante un ciclo de Fecundación In Vitro con microinyección de estos espermatozoides recuperados.

“Se trata de una pareja con infertilidad primaria de 5 años de evolución, ella de 34 y él de 41 años. El embarazo no llegaba porque él no presentaba espermatozoides en el semen eyaculado (azoospermia). Ya se le habían realizado dos biopsias testiculares convencionales tratando de recuperar espermatozoides sin éxito, por lo que le indicamos Micro-TESE, método por el cual gracias al microscopio quirúrgico se amplifica la visión y se pueden ver con precisión los túbulos del testículo, para seleccionar qué espermatozoides se van a tomar”, detalla el Dr. Martínez.