Miércoles 23 de Agosto, 2017
Redacción 2013-01-09
Toda la vitamina C en una sola ración

El consumo regular de kiwis ayuda a mantener activo el sistema inmunológico y supone una ayuda eficaz para combatir el estreñimiento. La variedad amarilla o «gold» posee más calorías, pero contiene más ácido fólico, vitamina E y sabor dulce que el verde La llegada del otoño y la consiguiente bajada de temperaturas supone un ataque directo a la salud en forma de resfriados y gripes.

Por ello, mantener activo el sistema inmunológico es la mejor garantía para enfrentarse a cualquier tipo de infección y, en este sentido, los cítricos se convierten en el mejor aliado. Frente a la clásica naranja, el pomelo o el limón, el kiwi puede satisfacer las demandas de vitamina C que el cuerpo necesita.

«Aporta casi el doble de vitamina C que una naranja y el triple que un limón, vitamina E que actúa como un potente antioxidante, ácido fólico aconsejable en embarazo y en periodos de anemia. Además, contiene un alto porcentaje de fibra, entre uno y dos gramos, tanto soluble como insoluble, y una enzima, la actinidina, que va a favorecer la digestión de las proteínas y a facilitar el tránsito intestinal, lo que va a prevenir el estreñimiento», recuerda la doctora y especialista en Nutrición María Teresa Barahona.

 

Resguardo

Tomar un kiwi a diario ayuda, según el doctor Vicente Orós Espinosa, miembro del Grupo de Nutrición de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), «a proteger los epitelios de las vías respiratorias frente a las inclemencias del tiempo y los ataques de virus propios de las estaciones frías».

A la hora de consumir esta fruta, la variedad verde es la más popular en los supermercados, pero también hay otras como el amarillo o «gold», que cuenta con propiedades desconocidas para el consumidor. «El amarillo tiene más calorías: 72 por cada cien gramos frente a las 55 del verde, y es más rico en ácido fólico y vitamina E», explica Barahona. En la misma línea se sitúa Concepción Maximiano Alonso, vocal de la Asociación de Dietistas-Nutricionistas de Madrid (Addinma), quien añade que «el amarillo, además, tiene más poder antioxidante que el verde».

 

Mejora cardiovascular

Precisamente, según un estudio realizado por el Hospital Universitario de Oslo (Noruega) a principios de este año y publicado en la revista «Journal of Human Hypertension», el consumo habitual de kiwis, hasta tres al día, podría reducir la tensión arterial y, por tanto, beneficiar al sistema cardiovascular. En concreto, de los dos grupos en los que se dividió a los participantes –uno de los grupos tomaron tres kiwis al día y el otro una dieta rica en antioxidantes–, los que consumieron kiwi redujeron hasta 10 mm/Hg (milímetros de mercurio) la presión sistólica y 9 mm/Hg la diastólica.

El kiwi es una de las pocas frutas por no decir la única que mantiene, a diferencia de otras, el color verde incluso estando madura. Para Manuel Moñino, secretario del comité científico de la Asociación para la Promoción del Consumo de Frutas y Hortalizas «5 al día», «a parte de sus características sensoriales diferenciadas, en el verde destaca su aporte de un tipo de fitoquímicos de la familia de los carotenoides como luteína –compuesto bioactivo que tiene una acción antioxidante y que está relacionado con la salud ocular– y clorofila, que da el color verde característico de esta fruta, mientras que en el amarillo predomina otra variedad de carotenoide que confiere el color dorado».

Hay que tener en cuenta que el consumo de kiwi puede tener sus limitaciones. «Es una fruta potencialmente alergénica, por lo que su consumo debería estar limitado o evitarlo en personas con otras alergias o niños», advierte Barahona. Asimismo, no hay que olvidar que «por su contenido en potasio se recomienda no incluirlo en la dieta de personas con insuficiencia renal o aquellas que deban prescindir de dicho mineral», concluye Maximiano.

 

Fuente: LaRazon.es/ Diariosalud.net